16/01/2009

Darwin y Lévi-Strauss: dos gigantes del pensamiento.












"La tierra, el emblema mismo de la solidez, ha temblado bajo nuestros pies como una costra muy delgada puesta sobre un fluìdo; un espacio de un segundo ha bastado para despertar en la imaginación un extraño sentimiento de inseguridad, que horas de reflexión no hubieran podido producir. Charles DARWIN

Este año del 2009 se cumplen tres fechas importantes: Doscientos años del nacimiento de Charles Darwin, 150 años de la publicación del “Origen de las especies” y por supuesto sigue el “Centenario Lévi-Strauss” sobre el cual pronto se inicia el Seminario Taller ( ver abajo la informacion).

Es claro que la obra de estos dos autores es de capital importancia para los científicos y humanistas, así como para los seres humanos. Sus obras - al igual que Copérnico, Galileo, Newton. Einstein-, han sido faros que iluminan la Humanidad y han trazado sendas profundas para comprender no solo el mundo en que vivimos sino nuestras propias existencias. En el blog pasado introdujimos nuestra idea acerca de la importancia de Lévi-Strauss. Ahora, introduzcamos a Darwin.

Quizá Darwin sea el pionero de este inmenso y colosal proceso de conocimiento, creando el Continente de lo Bio, en que poco a poco la Humanidad empieza a salir de la oscuridad, del atraso y de las cadenas que lo ataban a un pasado montado, para su auto comprensión, en falsas verdades y verdades a medias, es decir mentiras. Darwin fue el pensamiento más destacado en lo que se refiere a la Vida y quien sentò los pilares del campo de lo Bio, y en darnos las claves para desatarnos de esas cadenas y salir de la caverna oscura para ver el sol radiante y poder maravillarnos en esa belleza.Siendo nieto e hijo de médicos, Darwin nació y se educó en un medio cristiano donde, como es natural, La Biblia era el libro fundamental de sus vidas. Su padre le propuso ingresar a estudiar medicina, quizá para continuar la tradición familiar, sin mucho éxito y entusiasmo. Después aceptó ingresar al College de Cambridge para estudiar religión y formarse un pastor de la iglesia. Allí conoció a un sacerdote y entomólogo quien iría a ser una de sus influencias para sus estudios. En el año de 18 se fletó un barco llamado “El Beagle” que habría de recorrer desde Inglaterra hacia América del Sur yendo hasta la Tierra del Fuego y regresarse por las islas del Atlántico. Este viaje que habría de durar 5 años, como el mismo lo dice en su reciente autobiografía, le cambio la vida y de paso a la humanidad consciente.

Leer todo el escrito en CIMA

2 comentarios:

Javier dijo...

Usted no ha leído los libros de Darwin completos... o si?

un saludo cordial

Anónimo dijo...

javier, he respondido a su pregunta en las páginas centrales.
saludos